Antes de asumir, Silvina Batakis se reunió con Alberto Fernández en la Quinta de Olivos

La flamante ministra de Economía y el presidente compartieron un desayuno de trabajo para delinear los próximos pasos a seguir en un contexto de urgencias para la Argentina

Nacionales 04/07/2022 POR REDACCIÓN LME

Antes de asumir este lunes, a las 17, como ministra de Economía nacional, Silvina Batakis se reunió esta mañana en la Quinta de Olivos con el presidente Alberto Fernández, con quien compartió un desayuno de trabajo para delinear los próximos pasos a seguir en un contexto de urgencias para la Argentina.
En primera instancia, Batakis tendrá la misión de contener una corrida bancaria y una nueva disparada del dólar tras la incertidumbre generada en los mercados por la crisis desatada en el oficialismo.

silvina-batakis (1)

La sucesora de Martín Guzmán fue elegida a última hora de ayer, en medio de una disputa política entre el primer mandatario y la vicepresidenta Cristina Kirchner.

Se trata de una figura ligada al riñón de Daniel Scioli, de quien fue titular de la cartera de Economía cuando el actual ministro de Desarrollo Productivo era gobernador de Buenos Aires.

En tanto, la portavoz presidencial, Gabriela Cerruti, brindó detalles de las indicaciones que le brindó el presidente a la flamante ministra de Economía, previo a su nombramiento.

Según Cerruti, entre las precisiones que deberá seguir la sucesora de Guzmán figura la garantía de continuar con el curso normal del acuerdo cerrado con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

La vocera insistió en que el rumbo económico marcado por el hasta entonces titular del Palacio de Hacienda continuará por las mismas vías.

Fuentes:  https://www.unosantafe.com.ar/el-pais/antes-asumir-silvina-batakis-se-reunio-alberto-fernandez-la-quinta-olivos-n2727032.html

Te puede interesar
Lo más visto
conti_vga

A 16 años de su paso a la inmortalidad.

Claudio Chiuchquievich
Editoriales - #NuestraMirada 04/07/2024

Por haber ejercido este oficio haciendo lo que se debe, entonces, Conti fue catapultado (sin ninguna inocencia por quienes compartieron su trabajo) a la categoría de “maestro”. Sin ninguna inocencia, digo, porque esa fue la forma “elegante” que encontraron para dejarlo en absoluta soledad...